Translate

lunes, 20 de febrero de 2017

El triunfo del marianismo sobre la ideología.

Hace tres meses, ante la convocatoria del recientemente celebrado Congreso del Partido Popular escribí “El Partido Popular se encuentra ante una gran oportunidad para recuperar la credibilidad y el liderazgo en la sociedad, pero para ello ha de apostar decididamente por un cambio profundo, por una revolución o refundación interna que acabe de una vez con todos los obstáculos y hábitos que lo han alejado de sus propias bases y del electorado. Conformarse con seguir siendo el mal menor o el último refugio electoral ante la izquierda sería un triste y seguro final político”.


Y a la luz de los resultados de este Congreso publicados por los medios de comunicación todo parece indicar que el Partido Popular ha perdido esa gran oportunidad que suponía la celebración de su Congreso. Pocos cambios y mucho incienso para Mariano Rajoy. No en balde se ha considerado este Congreso como la consagración del “marianismo”, una estrategia política basada en la renuncia a cualquier reforma profunda, en el desgaste del adversario, en el soslayo de los debates sobre los problemas reales del ciudadano y, en especial, del contribuyente y en un conformismo político que elude enarbolar el liderazgo político y social. Pocos cambios en la dirección del partido reflejo de la máxima del líder “no se cambia lo que funciona”, algo que refleja unos niveles de autocomplacencia inéditos ¿Cómo se puede decir que funciona bien una dirección del Partido y una estrategia que ha conducido a perder la mayoría absoluta, a fragmentar el voto del centro derecha y a incumplir reiteradamente el Programa Electoral?


Salvo algunas pinceladas y retoques, el cónclave de los populares no ha abordado el principal problema de la organización, el déficit de democracia interna que es clave en el origen de muchas conductas corruptas. Es más, antes de apagar las luces del Congreso, el propio Mariano Rajoy lanzaba un consejo-advertencia: confiaba en que no hubiera más de un candidato en los próximos congresos regionales del Partido. Exactamente lo mismo que se aconsejaba, hace 4 años, desde la Dirección Provincial del Partido Popular de Alicante respecto a los congresos locales y todos sabemos cuáles fueron los resultados electorales y judiciales de estas políticas tendentes a eliminar la libre concurrencia de los afiliados a aspirar a cargos orgánicos.


Poco ha avanzado también el PP respecto a las incompatibilidades y el máximo exponente de ello ha sido la ratificación de que se puede ser sin problema Ministra de Defensa, Secretaria General del partido y Presidenta Regional del mismo en Castilla la Mancha. Todo un récord para publicitar seguramente que el PP no necesita cuotas porque cuenta con “superwoman”.


Pero quizás lo más preocupante es la ausencia de tomas de posición claras sobre muchos de los problemas que están encima de la mesa por la actualidad y de otros asuntos que interesan especialmente a los tradicionales votantes de centro derecha. ¿Alguien ha escuchado o leído un posicionamiento claro del Partido Popular sobre la vigencia de la Ley de la Memoria Histórica cuya aplicación por los Ayuntamientos podemitas tanto está dando de hablar? ¿Y sobre los trasvases y el Plan Hidrológico Nacional? ¿Alguien ha percibido alguna propuesta concreta sobre la inmigración? ¿Y sobre la posición de España respecto a los refugiados? ¿Va a reformar el PP la vigente ley sobre interrupción del embarazo, el aborto? ¿Alguna propuesta novedosa del Partido Popular sobre los desahucios? ¿Sobre la corrupción? ¿Sobre el desempleo? ¿O para los autónomos? ¿Y sobre el problema de Cataluña? Porque a parte de repetir que van a cumplir y a hacer cumplir la Constitución, faltaría más, ¿Hay alguna propuesta concreta que no sea lo de dialogar? ¿Y sobre la política fiscal o sobre el endeudamiento de las administraciones públicas? ¿Del impuesto sobre sucesiones o sobre el Patrimonio, alguna novedad? ¿Alguna propuesta concreta del Partido Popular para reconducir el estado autonómico de modo que los españoles tengamos los mismos derechos sanitarios, sociales o educativos independientemente de la taifa a la que pertenezcamos? ¿Y alguna medida para agilizar nuestro sistema judicial?


Desgraciadamente da la sensación de que el Partido Popular ha renunciado a renovarse internamente, a abrirse como organización y a intentar volver a ser la casa común de la “mayoría natural”. Ha renunciado a liderar a la sociedad porque ha optado por un perfil ideológico de tono bajo y prefiere conformarse con ser un parapeto, un mal menor al que el miedo ideológico le conservará ciertas cuotas de poder. Pero así no se transforma España, así no se resuelven los problemas, sólo se aplazan.


Santiago de Munck Loyola

https://santiagodemunck.blogspot.com.es

miércoles, 15 de febrero de 2017

EL PARTIDO ESPERANZA CIUDADANA DE MONFORTE DEL CID PRESENTA UNA MOCIÓN PARA BAJAR EL IBI.

15-2-2017.
NOTA DE PRENSA.

El Partido Esperanza Ciudadana de Monforte del Cid ha presentado hoy en el Registro Municipal una propuesta de moción dirigida a todos los Grupos Municipales con el fin de modificar los tipos aplicables al Impuesto sobre Bienes Inmuebles e impedir así que este año la subida del impuesto termine siendo 6 veces superior a la inflación registrada en 2016.

A instancias del Ayuntamiento de Monforte del Cid a la Dirección General del Catastro formulada antes del 31 de mayo de 2016, la Orden HAP/1553/2016, de 29 de septiembre, por la que se establecía la relación de municipios a los que resultarán de aplicación los coeficientes de actualización de los valores catastrales que establezca la ley de presupuestos generales del Estado para el año 2017, aprobó en su artículo único la relación de municipios solicitantes, entre los que figuraba Monforte del Cid.

Aprobada la solicitud del Ayuntamiento de Monforte del Cid para actualizar los valores catastrales de los bienes inmuebles, dichos valores se multiplicarán por el coeficiente 1,04 recientemente aprobado y a estos nuevos valores se les aplicará el tipo del Impuesto de Bienes Inmuebles lo que supondrá un incremento del 4% de las cuotas del IBI para el año 2017, mientras que la inflación del año 2016 se ha situado en torno al 0,7 %. En estas circunstancias, el Partido Esperanza Ciudadana considera imprescindible no incrementar las cargas fiscales de los monfortinos y proceder de forma urgente a la congelación del Impuesto de Bienes Inmuebles.

domingo, 12 de febrero de 2017

La política que destruye vidas a la vuelta de la esquina.


Conozco a varias personas a las que están haciendo la vida imposible en su trabajo y a una, en especial, a la que han destrozado su vida laboral, familiar y social. Es cierto que hoy en día no se trata de una situación infrecuente, pero sí que lo es cuando se trata de una administración pública que, además, está regida por gente que dice trabajar por el interés general y por los derechos humanos y sociales de la gente. Conozco a esta persona desde hace años y conozco a los políticos y empleados públicos que están colaborando en esta tarea de destrucción de la vida de esta persona. Y no salgo de mi asombro. No logro entender cómo alguien puede hacer tanto daño a otro ser humano por el simple hecho de hacer valer su mando, que no autoridad, o de reafirmarse en sus odios viscerales. No puede comprender, salvo que uno descienda a las profundidades de lo peor de la condición humana, cómo se puede colaborar sin ningún tipo de escrúpulo e incluso vulnerando abiertamente la Ley, en la destrucción de la vida de otra persona. No puedo en fin asumir que existan responsables políticos y sindicales que miren hacia otro lado y que colaboren con su pasividad en tan innoble e inmoral ensañamiento sin detenerse ni un minuto a pensar en que detrás de sus acciones y omisiones hay un ser humano que con su trabajo sostiene a sus hijos, una persona con responsabilidades, un profesional al que han denigrado, sin una sola prueba que lo justifique, hasta lo más bajo cerrándole el paso para siempre al reinicio de su profesión en cualquier otro lugar.

Me preocupa y mucho la situación anímica de esta persona, el daño irreparable que le están causando intencionadamente y el negro futuro al que quieren condenarla. Y me preocupa sobremanera que eso se haga desde un gobierno porque pone en cuestión los principios éticos y morales que le impulsan. Hay quien pone en duda la existencia de ciertos principios universales que según el derecho natural subyacen en toda ley y tiñen toda actividad política. Y cuando pienso en esta persona y en todas las que están impulsando o colaborando en su destrucción personal me vienen a la cabeza algunos textos que bien pueden considerarse serios exponentes de principios elementales del derecho natural a los que antes me refería. Es muy difícil tratar de reconciliar la supuesta búsqueda de la felicidad y bienestar de los ciudadanos cuando se pretende construir sobre el cadáver de la felicidad y bienestar de unas personas concretas. 

No puedo dejar de asociar a este caso el Artículo 13 de la Constitución de Cádiz “El objeto del Gobierno es la felicidad de la Nación, puesto que el fin de toda sociedad política no es otro que el bienestar de los individuos que la componen”. ¿Puede imaginar alguien que el objeto de un gobierno pueda ser el contrario? ¿Se puede alguien creer que la felicidad de la Nación, del pueblo, pueda intentar construirse sobre la desgracia de los individuos, de las personas concretas? El derecho a ser feliz, lo contrario a que desde el poder destruyan tu proyecto de vida personal, ya se recogía en la Declaración de Derechos de Virginia, de 1776, prefacio de la Constitución de los Estados Unidos, uno de los textos emblemáticos del constitucionalismo universal, que proclama “Que todos los hombres son, por naturaleza, igualmente libres e independientes, y que tienen ciertos derechos inherentes de los que no pueden privar o desposeer a su posteridad por ninguna especie de contrato, cuando se incorporan a la sociedad; a saber, el goce de la vida y de la libertad con los medios de adquirir y poseer la propiedad y perseguir y obtener la felicidad y la seguridad”. Y la Declaración de Derechos del Hombre y del Ciudadano de 1789 insiste en el mismo principio, "la ignorancia, el olvido o el desprecio de los derechos del Hombre son las únicas causas de las calamidades públicas y de la corrupción de los Gobiernos".

No me cabe ninguna duda de que el derecho a ser feliz es un principio, un derecho humano básico y universal que debe inspirar las leyes y las actuaciones de quienes gobiernan y de quienes forman parte de las administraciones públicas.

Y tampoco me cabe ninguna duda de que, conociendo al detalle el proceso de destrucción de la vida de esta persona y de su familia, existe un gran abismo entre la formulación de estos principios que, además, creo que están inscritos en el alma de las buenas personas, y la actuación concreta de unos políticos y empleados públicos tan sumisos que, seguramente, aplicándose la excusa de la obediencia debida dormirán a pierna suelta. Nada me gustaría más que cada persona que impulsa, que participa activamente o que simplemente mira hacia otro lado reflexionasen sobre su actitud y sobre las importantes consecuencias de la misma en la vida, el presente y el futuro, de una persona a la que están destruyendo. 

No se puede basar una política de personal sobre el miedo, la imposición, la venganza, los prejuicios, la ignorancia o la soberbia. La ecuanimidad, la bondad, la justicia, el estímulo, el liderazgo, el diálogo, la humildad y la consideración de los empleados como personas con proyectos vitales en marcha son ingredientes mucho más efectivos, inteligentes y adecuados para lograr el bienestar de los individuos que componen la sociedad política.

Sé que es mucho pedir, sé que es predicar en el desierto y tampoco puedo olvidar que como dice Mario Vargas Llosa “La política saca a flote lo peor del ser humano.” Pero aún así, no pierdo la esperanza de que alguna buena persona lea estas líneas y ponga fin a esta tragedia.

Santiago de Munck Loyola



martes, 7 de febrero de 2017

Alicante: de mal en peor.


No hay peor ciego que el que no quiere ver y eso es precisamente lo que le ocurre a muchos de nuestros conciudadanos de la Provincia de Alicante. Hay quien se empeña en no querer ver la realidad bien porque le da miedo, porque no le gusta o porque está más cómodo con sus propias fantasías.

Cada vez aparecen más voces de la sociedad civil que se suman a la denuncia del maltrato presupuestario que nuestra provincia viene sufriendo desde hace décadas por parte del Estado y, sobre todo, de la Generalidad Valenciana quien, en vez de cohesionar la población de su territorio, ha ido ensanchando la brecha de desigualdad entre sus habitantes en función de la provincia de que se trate. Los alicantinos siempre vienen recibiendo menos de lo que les corresponde y eso hace que, año tras año, la diferencia entre alicantinos y valencianos sea mayor, en perjuicio de los primeros. Pero con los políticos alicantinos no pasa lo mismo que con otros sectores de la vida alicantina. Han venido usando y usan esta anómala situación como arma arrojadiza pero han sido y son incapaces de ofrecer una respuesta política que suponga el fin de la misma. El Partido Popular tras gobernar 20 años la Generalidad Valenciana carece de legitimidad moral para denunciar una discriminación que él mismo ha practicado. Alzan ahora alguna tímida voz denunciando una discriminación que persiste con el tripartito de izquierdas, pero lo hacen sin mucha convicción y escasa credibilidad. Y lo mismo pasa con los políticos alicantinos de izquierdas. Son sus correligionarios los que ahora en la Generalidad Valenciana practican esa tradicional discriminación hacia nuestra Provincia y sus antiguas reivindicaciones provinciales han sido olvidadas.

Por si esto no fuera suficiente, desde hace año y medio hay que sumar al agravio comparativo un sistemático ataque a la propia identidad de nuestra Provincia y a las libertades básicas de los ciudadanos desarrollado desde el gobierno de izquierdas de la Generalidad Valenciana. El tripartito de Valencia no ejerce un gobierno de y para los alicantinos, ni siquiera para los valencianos o castellonenses. La Generalidad Valenciana se ha convertido en un apéndice de los proyectos pancatalanistas dispuesto a facilitar el desarrollo de una ficción política como lo es la fantasía de “los países catalanes”. Nada es casual. 

El tripartito está desarrollando todo un plan sistemático destinado a catalanizar a la Comunidad Valenciana. Los ataques continuos a la libertad en la educación, la política en medios de comunicación, los continuos ataques a la Diputación provincial, la importación de un proyecto de comarcalización ajeno a la tradición política alicantina, la progresiva imposición del catalán en las administraciones públicas, la persecución del uso del español, la imposición del catalán en la educación, los recortes a la libertad de elección de la lengua vehicular, las desaforadas subvenciones a entidades procatalanistas, separatistas e impulsoras de la ruptura de la unidad de España son solo un pequeño ejemplo, quizás el más visible, de este proceso de inmersión social al que someten a todos los ciudadanos de la Comunidad Valenciana. Y no queda más remedio que preguntarse ¿qué pinta la Provincia de Alicante en medio de todo esto? ¿Qué hace Alicante en una Comunidad Autónoma que además de perjudicarle económicamente pretende ahora borrar su propia identidad histórica?

Alicante no es Valencia y mucho menos Cataluña. Alicante tiene identidad propia, personalidad única y diferente. La Provincia de Alicante tiene entidad política propia, anterior a la artificial Generalidad Valenciana y capacidad económica, social y cultural suficientes para ejercer su propia autonomía. ¿Qué ventaja obtienen los alicantinos del hecho de que las decisiones sobre la educación, la sanidad, el turismo o la política territorial se decidan en Valencia y no en Alicante? Ninguna.


Alicante, la quinta provincia española en población, con casi dos millones de habitantes censados, suma tanta población como las autonomías de Cantabria, La Rioja, Murcia y Navarra juntas. Y, sin embargo, está condenada a ser una provincia de segunda dentro de una autonomía sin tradición histórica que ni es leal con los alicantinos ni con el proyecto común que es España.

Es hora de abrir los ojos, de reconocer la realidad y de ofrecer soluciones antes de que sea demasiado tarde. Y una solución posible es que la Provincia de Alicante se separe de la Generalidad Valenciana y se constituya en Comunidad Autónoma uniprovincial. No se trata de una propuesta sencilla, pero jurídicamente es posible, económicamente es razonable, políticamente es deseable y socialmente necesaria. No hay otra fórmula para defender la identidad y personalidad propia de nuestra Provincia. No hay otra vía para reducir el enorme peso de la burocracia administrativa que costeamos los ciudadanos. No hay otro medio para que las decisiones que afectan a nuestra Provincia se tomen en Alicante y no en Valencia. No hay, en definitiva, otra posibilidad para evitar que Alicante sea incorporada a un proyecto político independentista y para impedir la importación de una fractura social que desde hace décadas crece en las provincias catalanas. Si se quiere, se puede.

Santiago de Munck Loyola


jueves, 19 de enero de 2017

O Rivera miente o no se entera de nada.

Resulta más que sorprendente que el líder de Ciudadanos se descuelgue ahora con unas declaraciones que no hay por donde cogerlas. Dice D. Albert que Ciudadanos acertó al no entrar en los gobiernos y que lo harán a partir de 2019, cuando ya estén "maduros". O miente o alguien le engaña. Porque, a ver Sr. Rivera, su partido forma parte de muchos gobiernos municipales. No es sólo que los haya propiciado con los votos de investidura, sino que forma parte de gobiernos de izquierdas sin nigún problema. En la Provincia de Alicante tiene varios casos como en Santa Pola o en Monforte del Cid (Ciudadanos de Monforte conocido como el partido de la tapia). Y contrasta mucho con sus declaraciones el hecho de que formando parte de un gobierno municipal presidido por Unidos Podemos en Monforte del Cid, su partido luego expediente a un concejal de Benissa por favorecer la toma de posesión de un Alcalde de izquierdas con su abstención.


¿A qué juega Sr. Rivera? ¿No le informan? ¿O se trata de que Ciudadanos de Alicante no entra en las directrices de su formación? 

 Santiago de Munck Loyola

martes, 17 de enero de 2017

Relato de una purga ideológica en Monforte del Cid (Capítulo 7).


Ha pasado más de mes y medio desde que publiqué el último capítulo de este relato del mobbing contra mi persona por parte del Gobierno Municipal de Monforte del Cid. No piense el lector que las insinuaciones amenazantes que recibo han surtido efecto para que desista de mi propósito de relatar estos hechos, ni mucho menos. Dos son las causas de este retraso. De una parte, las fiestas navideñas que me han desviado hacia ocupaciones más placenteras y, de otra, un desagradable incidente protagonizado por el Concejal de Personal D. Vicente García Sáiz quien el pasado el sábado 26 de noviembre por la noche, en el Pub “Baboluba” de Monforte del Cid, ante varias personas entre las que había amigos míos y un concejal de Izquierda Unida, me injurió gravemente y amenazó e hizo lo mismo con otro funcionario del Ayuntamiento. Estos graves hechos han hecho que ocupe una buena parte del tiempo disponible en estudiar el asunto y decidir la estrategia jurídica a seguir. Pero en fin, como se trata de un hecho más que evidencia el acoso y la persecución ideológica y personal a la que estoy sometido le reservo un capítulo en esta serie de artículos para más adelante porque, la verdad, aunque profundamente desagradable, merece la pena exponer la catadura moral del personaje y de quienes le protegen con su cómplice inactividad.

Terminaba el último capítulo señalando que tras la marcha del Secretario del Ayuntamiento  “la Alcaldesa de la mano de la Portavoz de Ciudadanos inicia todo un periplo más que interesante en la Diputación de Alicante para impedir que yo pudiera ser el Secretario Accidental del Ayuntamiento”. Pues bien, la Alcaldesa me ha hecho saber que no fue así, que no fueron juntas a la Diputación. Y tal cual me lo dicen lo reproduzco, aunque no concuerde con la información que yo tengo.

Sea como fuere, lo cierto es que todos los movimientos del Gobierno Municipal se encaminaron a impedir que yo pudiera acceder a la Secretaría Accidental del Ayuntamiento. Para que el lector pueda hacerse una idea de lo irregular del caso, no queda más remedio que echar mano de algunas citas legales por lo que pido disculpas de antemano. Hay que explicar que cuando una plaza de Secretario queda vacante, como en el caso de Monforte del Cid, hay que nombrar un Secretario Accidental. El nombramiento de un Secretario Accidental es competencia de la Generalidad Valenciana, no de la Diputación Provincial, así lo dice la Ley 8/2010, de 23 de junio, de la Generalitat, de Régimen Local de la Comunidad Valenciana que en su Artículo 164.8 Competencias de la Generalitat, señala la siguiente: “Efectuar los nombramientos provisionales, acumulaciones, comisiones de servicios, nombramientos de personal interino y de personal accidental”. La práctica habitual es que la Alcaldía nombre un Secretario Accidental entre los propios funcionarios de la Corporación que cuenten con la titulación y preparación necesaria para desempeñar el puesto y dé cuenta de ello a la Generalidad. En el caso de existir varios funcionarios en las mismas condiciones e interesados en cubrir la plaza de secretario accidentalmente, la Jurisprudencia señala que es obligatorio realizar una especie de concurso para proveer la plaza. Nada de éso se hizo en este caso.

El relato de los hechos es el siguiente y que cada cual saque sus propias conclusiones.

- El 29 de febrero el Secretario del Ayuntamiento, D. José Marcelo Ricoy Riego, obtiene por concurso la plaza de Vicesecretario de Elda, dejando su puesto en Monforte del Cid unos 15 días después.

- El 15 de marzo de 2016 la Alcaldesa de Monforte del Cid solicita por escrito a la Diputación (no a la Generalidad Valenciana) el nombramiento como Vicesecretario (plaza que no existe en la plantilla del Ayuntamiento), no de cualquier funcionario, sino expresamente de D. Ginés Mota Sandoval. Raro, raro, raro,… ¿no?

- Se da la circunstancia que D. Ginés Mota Sandoval había ejercido como Vicesecretario de Monforte del Cid entre 2010 y 2011 (y para ello el Pleno específicamente creó la plaza en 2010 y la suprimió en 2011) al estar de baja por enfermedad el Secretario Interino (un servidor) durante quince meses.


- En 2010, D. Ginés Mota Sandoval fue entonces remitido por el Servicio de Asistencia a Municipios de la Diputación de Alicante, tras haber desempeñado diversos puestos incluido el de Secretario-Interventor del Ayuntamiento de  la Romana donde fue cesado por supuestas diversas irregularidades. ¿Por qué ese empreño en que viniera este señor? Pues resulta, cuando menos extraña, esta preferencia sobre todo conociendo sus antecedentes. Ni quito, ni añado nada. Esto es lo que los medios de comunicación escribieron sobre el solicitado expresamente por la Alcaldesa:




- Como la Diputación se resistía a tal nombramiento ya que suponía un gasto extra para el Ayuntamiento que, al mismo tiempo, estaba pidiendo dinero a la Diputación para un Director del Museo, el Gobierno Municipal, dado que era final de mes y hacía falta un Secretario para el pago de las nóminas, me nombró Secretario Accidental el 31 de marzo de 2016.

- Finalmente, la Diputación cedió a las presiones y acordó ceder a D. Ginés Mota Sandoval mediante Decreto notificado el 19-4-2016 por 30 días, en comisión circunstancial. Y resulta que según el  Art. 56 del Decreto32/2013, de 8 de febrero, del Consell, por el que se regula el régimen jurídico del personal funcionario con habilitación de carácter estatal en el ámbito territorial de la Comunidad  Valenciana, una comisión circunstancial solo se puede conceder “En los casos de ausencia, enfermedad o abstención legal o reglamentaria de un funcionario o una funcionaria con habilitación de carácter estatal”, circunstancias que no concurrían en Monforte del Cid. No obstante lo anterior, la Diputación de Alicante lo designa para ejercer funciones de Secretario-Interventor de Monforte del Cid.

- Ese mismo día la Alcaldesa le nombra Secretario Accidental del Ayuntamiento y no Secretario-Interventor como lo había cedido la Diputación y yo fui cesado.

Como puede observarse todo es irregular. La Alcaldesa pide que se nombre a este señor concreto para ocupar una plaza que no existe. La Diputación lo cede para ocupar otra plaza que tampoco existe, la de Secretario-Interventor (ello es así porque Monforte es un Ayuntamiento de 2ª y, por tanto, tiene plazas de Secretario y de Interventor y no existe la de Secretario-Interventor) y acogiéndose a una norma inaplicable. La Alcaldesa lo nombra entonces solo Secretario Accidental (y no interventor) no estando capacitado legalmente el Sr. Mota Sandoval para ocupar una plaza de Secretario de segunda, como la de Monforte del Cid, algo que podría haber hecho si hubiese solicitado la preceptiva autorización previa a la Generalidad Valenciana, cosa que no hizo.

Toda una historia rocambolesca para conseguir un único propósito: seguir practicando la discriminación ideológica, el acoso laboral y personal hacia mí. Cuando pregunté por qué se prefería traer a este Secretario Accidental de fuera en lugar de ahorrar ese salario anual nombrando a un funcionario del propio Ayuntamiento se me contestó que porque “Ginés viene a hacer algo que ni tú ni José Manuel (el interventor accidental) podéis hacer”. Y sospecho el qué.

Santiago de Munck Loyola

domingo, 15 de enero de 2017

La responsabilidad de la oposición.


“El poder desgasta sólo a quien no lo posee”. La frase es de Giulio Andreotti,  siete veces primer ministro de Italia, ocho veces ministro de Defensa, cinco veces ministro de Exteriores, tres veces ministro de Administraciones Públicas, dos veces ministro de Finanzas, de Industria, una vez ministro de Economía, de Interior, de Cultura y de Políticas Comunitarias y senador vitalicio quien, dejando al margen su proverbial cinismo, parece que algo sabía de política. No le faltaba razón a este gigante italiano de la política en la que supo navegar desde 1948 hasta su muerte en 2013. Ser o ejercer la oposición desgasta y desgasta mucho. Y lo que es una evidencia casi generalizada en el plano de la política nacional lo es también, aunque con matices muy peculiares, en el ámbito de la vida municipal. Las reglas políticas generales aplicables a la gran política se van distorsionando a medida que su ámbito de aplicación se reduce. O dicho de otra forma, a menor tamaño de un municipio más se distorsionan, suavizándose o agravándose, los principios y reglas del juego político.

A menor tamaño de un municipio entran en juego una serie de factores que no suelen estar presentes en ámbitos políticos mayores: las relaciones entre grupos familiares, el conocimiento público de la vida privada de los agentes políticos, los intereses inmediatos de grupos, clanes o individuos con capacidad para incidir en las decisiones municipales, el temor a la libre expresión frente al poder local, odios ancestrales, venganzas personales y un largo etcétera que no es posible obviar a la hora de intentar comprender las claves de la política municipal.

Es muy posible que, debido a estos factores de ámbito local, la máxima general de Andreotti adquiera especial importancia y que su formulación general se agrave especialmente en el ámbito de la política local. El poder desgasta pero ser oposición desgasta aún más. Y ¿Por qué? La primera razón es simple, quien ejerce el poder nunca, salvo en el caso de idealistas puros (especie prácticamente extinguida), ejerce al poder para todos, sino que lo hace especialmente en favor de quienes le han aupado al poder. Con ello consolida la “coalición” de intereses que lo sustenta y pone los cimientos para volver a ganar.

La segunda razón responde a cómo se ejerce la oposición. Muchas veces quien abandona el gobierno, aunque haya ganado las elecciones, lo hace noqueado y tarda tiempo en asumir su nuevo papel. Durante esa transición, que a veces nunca se completa favoreciendo con ello que el nuevo gobierno se consolide y repita victoria, la oposición no termina de comprender cuál es su nuevo papel y qué responsabilidades conlleva. La oposición va dando tumbos, se deja machacar, actúa como si temiera algo y olvida algo fundamental: que está en la oposición porque ya ha depurado todas sus responsabilidades políticas en las urnas. No hay más juez político que las urnas, la sentencia está dictada (ser oposición) y ahora ya no es, ni puede ser, rehén de su pasado. Ser oposición es también un gran honor porque supone ser garantía del funcionamiento democrático de la institución municipal, la oposición representa a los vecinos para equilibrar el juego democrático. Sin una oposición libre, sin ataduras y sin complejos, no hay democracia posible.

La oposición solo tiene dos enormes responsabilidades: de una parte, controlar y criticar la acción del gobierno municipal y, de otra, proponer alternativas. Y no hay más. Traspasar esa línea supone adulterar el juego democrático y enviar un mensaje equívoco a los vecinos, a los electores, porque en definitiva supone quebrar la esencia del funcionamiento del sistema democrático que se basa en el binomio gobierno-oposición. O se está en el gobierno o se está en la oposición, o se está embarazada o no se está, pero estar medio embarazada es imposible. El gobierno municipal debe estar controlado y la mejor crítica constructiva es la denuncia de cada error o ilegalidad del gobierno. Y, simultáneamente, la oposición debe presentar alternativas, explicar a los vecinos que hay otras políticas posibles y mejores. Sólo así se puede construir una alternativa de gobierno.

En no pocas ocasiones, la oposición suele caer en las trampas del gobierno y al hacerlo destruye su capacidad de ser alternativa. Es bastante frecuente que mientras un gobierno municipal se dedica, más que a gobernar a tratar de destruir a la oposición restregándole un pasado que ya ha sido juzgado por las urnas, haga simultáneamente apelaciones a la colaboración para tratar de resolver asuntos complejos o para los que no se encuentra suficientemente capaz. Apela entonces al bien del pueblo, a intereses de todos y utiliza toda clase de cantos de sirena. Si la oposición cede por un mal entendido concepto de responsabilidad sólo el gobierno gana: el éxito sólo será del gobierno y el fracaso no será compartido, sino de la oposición. La oposición habrá traicionado a su función, habrá hecho dejación de sus responsabilidades para asumir una, la de la supuesta colaboración, y habrá cavado un poco más su hoyo electoral.

No hay medias tintas. Ser oposición es un gran honor y una enorme responsabilidad y caer en las redes del gobierno asumiendo responsabilidades que no le corresponden, conociendo además que el adversario no es políticamente honesto sino que usa permanentemente la técnica del palo en público y la caricia en privado, es la mejor manera de suicidarse políticamente de sufrir un desgaste innecesario sin las protecciones que el ejercicio del poder otorgan. Ni se puede estar medio embarazada, ni ser medio oposición. Cada parte tiene sus obligaciones y si la oposición incumple cualquiera de sus dos principales responsabilidades dejándose seducir por la apelación a supuestos intereses superiores, solo merecerá seguir en la oposición mucho más tiempo. Parafraseando también a Andreotti, hay dos tipos de locos: los que se creen Napoleón y aquellos que se creen capaces de colaborar lealmente con un gobierno socialcomunista sin salir escaldados.

Santiago de Munck Loyola


viernes, 30 de diciembre de 2016

Monforte del Cid y los 7 millones de marras.


En estas páginas he escrito en más de una ocasión sobre el alucinante litigio, con un claro trasfondo político partidista, que durante los últimos años han venido manteniendo dos administraciones públicas, el Ayuntamiento de Monforte del Cid y SEPES, en torno al frustrado desarrollo del polígono industrial “Walaig”. Parece curioso y contradictorio, dos administraciones que dicen querer el desarrollo del Polígono, aunque hasta ahora la única que lo ha demostrado con hechos ha sido el Ayuntamiento, y un resultado que no es otro que, tras más de 26 años de gestión, un páramo a medio urbanizar, un enrevesado lío judicial y una empresa, Intersa Levante, que pretende enriquecerse a costa de todo el mundo.

Hace una semanas se conoció el último capítulo del lío judicial: El Juzgado de lo Contencioso Administrativo Número 2 de Alicante condenaba, en primera instancia, al Ayuntamiento de Monforte del Cid a pagar siete millones de euros a Intersa Levante en concepto de obras realizadas en el polígono industrial de “Walaig”, de  gastos de gestión y de lucro cesante. Y, como era de esperar, ha habido quien no ha sabido reaccionar con inteligencia, frialdad y honestidad intelectual ante la noticia y ha tratado de aprovecharla para arremeter como un elefante en una cacharrería contra los funcionarios, los letrados y los anteriores gobernantes. Mentir, gritar y rasgarse las vestiduras ante una sentencia como ésta puede servir para desahogarse, para encubrir ineficiencias propias o para practicar el habitual sectarismo, pero no es la respuesta seria, templada e inteligente que se espera de un gobernante sólido, con capacidad de análisis y lo que es más importante con liderazgo. Pleitos tengas y los ganes, dice el refrán y de todos es conocido que por más que uno esté seguro de tener la Ley de su parte, cuando se entra en un tribunal puede ocurrir de todo. Dice también otro dicho popular que “Doctores tiene la Iglesia”, pero cuando se trata de analizar una sentencia aquí todo el mundo es doctor en derecho y se permite el lujo de desacreditar a su propio letrado, sin haber leído sus escritos, o de extraer consecuencias de lo más peregrinas como que “a ver cómo se van a pagar las nóminas” (sic), olvidando por supuesto de que se trata de una sentencia recurrible.

Esta sentencia, recurrible por supuesto, condena al Ayuntamiento de Monforte del Cid a pagar siete millones de euros a Intersa Levante por las obras realizadas en el polígono industrial de Walaig, por  gastos de gestión y por lucro cesante. Y lo primero que ignora el juzgador es que Intersa Levante cobró ya por anticipado la totalidad del presupuesto de las obras y lo hizo en terrenos. Intersa Levante se quedó con suelos valorados en decenas de millones de euros que además hipotecó, al conocer el estado del litigio con Sepes, y transfirió esos millones a otra empresa de su grupo por unas supuestas deudas entre ellas. Algo que, por cierto, huele bastante mal y que alguien debería investigar y, en su caso, denunciar. Pero es más, la sentencia parece ignorar que no hay vuelta atrás en el Registro de la Propiedad con la reparcelación anulada en su día y que los suelos adjudicados a Intersa, adjudicados por el valor total de las obras, siguen siendo de ella o de terceros, seguramente los bancos. Por tanto, es evidente que existe un enriquecimiento injusto de Intersa Levante incrementado ahora por esta sentencia.

Y al calor de la polémica no está de más recordar algunas cosas. La primera que la decisión de romper con SEPES, tras 16 años de parálisis del polígono, fue aprobada por todos los partidos políticos de Monforte del Cid un 23 de febrero de 2006. En segundo lugar, la decisión de adjudicar las obras a Intersa Levante fue adoptada por una Mesa de Contratación presidida por Izquierda Unida.  Y, en tercer lugar, que es inadmisible alegar la ignorancia de la existencia de este procedimiento judicial un año y medio después de haber tomado posesión del gobierno y más aún cuando el Juzgado dictó un auto el 26 octubre de 2015 acordando la prórroga de la suspensión y el archivo provisional de este procedimiento que forzosamente hubo de ser notificado al Ayuntamiento.
Es evidente que el desbloqueo de la actual situación judicial del polígono Walaig sólo puede pasar por la negociación política que, por cierto, a punto estuvo de cerrar la anterior Alcaldesa, Antonia Cervera tras sus innumerables viajes a Madrid, con SEPES. Y, es también evidente, que va a resultar muy difícil que esa negociación pueda ni tan siquiera abrirse si una de las partes no es capaz de aunar la discreción y la prudencia y las sacrifica por fugaces réditos periodísticos. Guste o no, sin el PP de Monforte del Cid será muy difícil abrir la negociación con Madrid y para lograr su colaboración y ayuda la mejor manera no es ir agrediéndole verbalmente.

Santiago de Munck Loyola


martes, 27 de diciembre de 2016

EL TRIPARTITO SOCIALCOMUNISTA DE MONFORTE DEL CID (Iu,Psoe y Ciudadanos) SE CARGA LAS VACACIONES NAVIDEÑAS DE LOS MÁS PEQUEÑOS.

27-12-2016
COMUNICADO DE ESPERANZA CIUDADANA DE MONFORTE DEL CID.
Una vez más, el Gobierno Municipal de Monforte del Cid se pasa las leyes por el arco del triunfo. Hoy, 27 de diciembre y durante los próximos días, la Escuela Infantil municipal "El Principito" funcionará a pesar de que la Generalidad Valenciana decretó el inicio de las vacaciones escolares el 23 de diciembre.
Al parecer, para el Gobierno Municipal de Monforte del Cid las Resoluciones de la Generalidad Valenciana, administración competente en materia de Educación, sólo se cumplen si a la concejala de Educación le parece bien. Bajo el pretexto de dar un mejor servicio a los padres se vulnera el derecho de los niños al descanso escolar (que no es un capricho del legislador) y al disfrute de las vacaciones navideñas con su propia familia, así como los derechos de los empleados públicos. ¡Vergonzoso!

lunes, 26 de diciembre de 2016

EL TRIPARTITO DE MONFORTE DEL CID ACABA EL AÑO SIN PRESENTAR EL PROYECTO DE PRESUPUESTOS PARA 2017.

26-12-2016.

NOTA DE PRENSA.

EL TRIPARTITO DE MONFORTE DEL CID ACABA EL AÑO SIN PRESENTAR EL PROYECTO DE PRESUPUESTOS PARA 2017.

El Partido Esperanza Ciudadana de Monforte del Cid denuncia la parálisis política e institucional del Ayuntamiento de Monforte del Cid que se traduce en la falta de control y de presentación de iniciativas de la Oposición, el Partido Popular, y del Equipo de Gobierno socialcomunista.

El Equipo de Gobierno Municipal de Monforte del Cid compuesto por IU, PSOE y Ciudadanos finaliza el año si tan siquiera haber presentado un borrador del proyecto de presupuestos municipales para el año 2017 a la oposición y a los vecinos. La parálisis del tripartito se pone de manifiesto también en que ni siquiera ha procedido a reformar las Ordenanzas Fiscales vigentes en 2016 para el próximo ejercicio o a tramitar para estimar o desestimar iniciativas presentadas por Partidos sin representación Municipal, como Esperanza Ciudadana, que ha impulsado medidas como la rebaja del IBI para los vecinos de Montecid o la proposición de un Reglamento de Participación Ciudadana que de voz de forma reglamentada a todas las entidades sociales del Municipio.

A juicio del Presidente de Esperanza Ciudadana de Monforte del Cid, Javier García, “resulta preocupante que el Gobierno Municipal, con la pasividad de la oposición, no sea capaz de cumplir, a pesar de contar con mayoría absoluta, los plazos legales para tramitar o avanzar al menos los contenidos del nuevo presupuesto, de reformar las ordenanzas fiscales para el 2017, de aprobar un Reglamento Orgánico para la Corporación, de aprobar una Ordenanza que regule la Participación Ciudadana que tanto se les llena la boca de participación o de enterarse, tras año y medio de gobierno, de los contenciosos que tiene abiertos el Ayuntamiento pese a que por Registro les llegan las notificaciones de los juzgados”. Es tal la incompetencia y descoordinación del Gobierno Municipal que, según el Presidente de Esperanza Ciudadana, lleva al absurdo de que “las máximas autoridades municipales asistan a la inauguración de una enorme nave industrial construida sin licencia de obras y sin licencia de actividad. Y la oposición callada”.

lunes, 12 de diciembre de 2016

EL CSI-F PROPONE AL AYUNTAMIENTO DE MONFORTE DEL CID UN PROTOCOLO PARA COMBATIR Y PREVENIR LA DISCRIMINACIÓN LABORAL.

12-12-2016
NOTA DE PRENSA.

EL CSI-F PROPONE AL AYUNTAMIENTO DE MONFORTE DEL CID UN PROTOCOLO PARA COMBATIR Y PREVENIR LA DISCRIMINACIÓN LABORAL.

El pasado 5 de diciembre el Delegado del sindicato CSI-F de Monforte del Cid presentó por Registro un escrito dirigido a la Alcaldía, a los Portavoces de los Grupos Municipales y a los demás representantes sindicales con un borrador de Protocolo para combatir y prevenir la discriminación laboral en el Ayuntamiento de Monforte del Cid.

La Resolución del Parlamento Europeo sobre el acoso moral en el lugar de trabajo (2001/2339)  recomienda a los poderes públicos de cada país poner en práctica políticas de prevención eficaces y definir procedimientos adecuados para solucionar los problemas que ocasiona. Pone de relieve la actualidad de esta problemática, y plantea la necesidad de recoger y trasladar al ámbito de la función pública la importancia de hacer frente a la misma, por un lado enfatizando la no aceptabilidad de las conductas de acoso en el trabajo, del tipo que sean y por otro, planteando acciones de prevención y de sanción de las mismas cuando estas se produzcan. 
      
Estas acciones de prevención y de sanción se apoyan además en el derecho a una protección eficaz en materia de seguridad y salud en el trabajo, establecido por la Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales.

Por ello, a través del presente protocolo se trata de configurar y poner en marcha una herramienta para disuadir del uso de prácticas de hostigamiento psicológico a los trabajadores del Ayuntamiento de Monforte del Cid y es, además, un instrumento de garantía para el conjunto de los empleados públicos ya que regula el procedimiento para detectar, canalizar y analizar científicamente las posibles conductas de acoso psicológico.

La solicitud del CSI-F dirigida a la Alcaldía solicita que se dé traslado de la propuesta de Protocolo para la Prevención del Acoso Laboral en el Ayuntamiento de Monforte del Cid, anexa al escrito, al Comité de Seguridad y Salud del Ayuntamiento de Monforte del Cid para su estudio y aprobación en su caso, a los representantes sindicales y a los Portavoces de los Grupos Políticos Municipales.



viernes, 9 de diciembre de 2016

ESPERANZA CIUDADANA DE MONFORTE DEL CID PRESENTA UNA MOCIÓN PARA APROBAR UN REGLAMENTO DE PARTICIPACIÓN CIUDADANA.

9-12-2016.

Nota de Prensa.

ESPERANZA CIUDADANA PRESENTA UNA MOCIÓN PARA APROBAR UN REGLAMENTO DE PARTICIPACIÓN CIUDADANA.

El pasado 5 de diciembre, el Partido Esperanza Ciudadana presentó en el Registro del Ayuntamiento de Monforte del Cid una propuesta de moción dirigida a los Portavoces de los Grupos Municipales, acompañada de una propuesta de Reglamento, con el fin de que el Ayuntamiento de Monforte del Cid apruebe un Reglamento de Participación Ciudadana.

Con esta iniciativa se trata de convertir las apelaciones constantes a la participación de los vecinos en los asuntos públicos en una realidad, dotándoles de un cauce legal para lograrlo. La Constitución declara el derecho de los ciudadanos a participar también de manera directa en la gestión de los asuntos públicos, y es por ello que el Ayuntamiento de Monforte del Cid puede comprometerse mediante la aprobación de esta propuesta con la profundización de la democracia, complementando la democracia representativa con la democracia participativa directa.

El Reglamento de Participación propuesto por Esperanza Ciudadana ofrece al vecino, por los cauces apropiados, la posibilidad de expresar e intercambiar públicamente sus opiniones y sus preocupaciones en todos los ámbitos de actuación del municipio. Para lograrlo se reglamentan e institucionalizan los Consejos de Participación Ciudadana y se crean las Asambleas de Barrio y del Municipio.

Los Portavoces de  Esperanza Ciudadana confían en que, a pesar de carecer de representación en el Pleno, alguno de los Grupos Municipales presentes tenga la sensibilidad democrática suficiente como para hacerse eco de esta propuesta y llevarla al Pleno para dotar a los monfortinos de un instrumento de participación realmente avanzado.