Translate

martes, 17 de enero de 2017

Relato de una purga ideológica en Monforte del Cid (Capítulo 7).


Ha pasado más de mes y medio desde que publiqué el último capítulo de este relato del mobbing contra mi persona por parte del Gobierno Municipal de Monforte del Cid. No piense el lector que las insinuaciones amenazantes que recibo han surtido efecto para que desista de mi propósito de relatar estos hechos, ni mucho menos. Dos son las causas de este retraso. De una parte, las fiestas navideñas que me han desviado hacia ocupaciones más placenteras y, de otra, un desagradable incidente protagonizado por el Concejal de Personal D. Vicente García Sáiz quien el pasado el sábado 26 de noviembre por la noche, en el Pub “Baboluba” de Monforte del Cid, ante varias personas entre las que había amigos míos y un concejal de Izquierda Unida, me injurió gravemente y amenazó e hizo lo mismo con otro funcionario del Ayuntamiento. Estos graves hechos han hecho que ocupe una buena parte del tiempo disponible en estudiar el asunto y decidir la estrategia jurídica a seguir. Pero en fin, como se trata de un hecho más que evidencia el acoso y la persecución ideológica y personal a la que estoy sometido le reservo un capítulo en esta serie de artículos para más adelante porque, la verdad, aunque profundamente desagradable, merece la pena exponer la catadura moral del personaje y de quienes le protegen con su cómplice inactividad.

Terminaba el último capítulo señalando que tras la marcha del Secretario del Ayuntamiento  “la Alcaldesa de la mano de la Portavoz de Ciudadanos inicia todo un periplo más que interesante en la Diputación de Alicante para impedir que yo pudiera ser el Secretario Accidental del Ayuntamiento”. Pues bien, la Alcaldesa me ha hecho saber que no fue así, que no fueron juntas a la Diputación. Y tal cual me lo dicen lo reproduzco, aunque no concuerde con la información que yo tengo.

Sea como fuere, lo cierto es que todos los movimientos del Gobierno Municipal se encaminaron a impedir que yo pudiera acceder a la Secretaría Accidental del Ayuntamiento. Para que el lector pueda hacerse una idea de lo irregular del caso, no queda más remedio que echar mano de algunas citas legales por lo que pido disculpas de antemano. Hay que explicar que cuando una plaza de Secretario queda vacante, como en el caso de Monforte del Cid, hay que nombrar un Secretario Accidental. El nombramiento de un Secretario Accidental es competencia de la Generalidad Valenciana, no de la Diputación Provincial, así lo dice la Ley 8/2010, de 23 de junio, de la Generalitat, de Régimen Local de la Comunidad Valenciana que en su Artículo 164.8 Competencias de la Generalitat, señala la siguiente: “Efectuar los nombramientos provisionales, acumulaciones, comisiones de servicios, nombramientos de personal interino y de personal accidental”. La práctica habitual es que la Alcaldía nombre un Secretario Accidental entre los propios funcionarios de la Corporación que cuenten con la titulación y preparación necesaria para desempeñar el puesto y dé cuenta de ello a la Generalidad. En el caso de existir varios funcionarios en las mismas condiciones e interesados en cubrir la plaza de secretario accidentalmente, la Jurisprudencia señala que es obligatorio realizar una especie de concurso para proveer la plaza. Nada de éso se hizo en este caso.

El relato de los hechos es el siguiente y que cada cual saque sus propias conclusiones.

- El 29 de febrero el Secretario del Ayuntamiento, D. José Marcelo Ricoy Riego, obtiene por concurso la plaza de Vicesecretario de Elda, dejando su puesto en Monforte del Cid unos 15 días después.

- El 15 de marzo de 2016 la Alcaldesa de Monforte del Cid solicita por escrito a la Diputación (no a la Generalidad Valenciana) el nombramiento como Vicesecretario (plaza que no existe en la plantilla del Ayuntamiento), no de cualquier funcionario, sino expresamente de D. Ginés Mota Sandoval. Raro, raro, raro,… ¿no?

- Se da la circunstancia que D. Ginés Mota Sandoval había ejercido como Vicesecretario de Monforte del Cid entre 2010 y 2011 (y para ello el Pleno específicamente creó la plaza en 2010 y la suprimió en 2011) al estar de baja por enfermedad el Secretario Interino (un servidor) durante quince meses.


- En 2010, D. Ginés Mota Sandoval fue entonces remitido por el Servicio de Asistencia a Municipios de la Diputación de Alicante, tras haber desempeñado diversos puestos incluido el de Secretario-Interventor del Ayuntamiento de  la Romana donde fue cesado por supuestas diversas irregularidades. ¿Por qué ese empreño en que viniera este señor? Pues resulta, cuando menos extraña, esta preferencia sobre todo conociendo sus antecedentes. Ni quito, ni añado nada. Esto es lo que los medios de comunicación escribieron sobre el solicitado expresamente por la Alcaldesa:




- Como la Diputación se resistía a tal nombramiento ya que suponía un gasto extra para el Ayuntamiento que, al mismo tiempo, estaba pidiendo dinero a la Diputación para un Director del Museo, el Gobierno Municipal, dado que era final de mes y hacía falta un Secretario para el pago de las nóminas, me nombró Secretario Accidental el 31 de marzo de 2016.

- Finalmente, la Diputación cedió a las presiones y acordó ceder a D. Ginés Mota Sandoval mediante Decreto notificado el 19-4-2016 por 30 días, en comisión circunstancial. Y resulta que según el  Art. 56 del Decreto32/2013, de 8 de febrero, del Consell, por el que se regula el régimen jurídico del personal funcionario con habilitación de carácter estatal en el ámbito territorial de la Comunidad  Valenciana, una comisión circunstancial solo se puede conceder “En los casos de ausencia, enfermedad o abstención legal o reglamentaria de un funcionario o una funcionaria con habilitación de carácter estatal”, circunstancias que no concurrían en Monforte del Cid. No obstante lo anterior, la Diputación de Alicante lo designa para ejercer funciones de Secretario-Interventor de Monforte del Cid.

- Ese mismo día la Alcaldesa le nombra Secretario Accidental del Ayuntamiento y no Secretario-Interventor como lo había cedido la Diputación y yo fui cesado.

Como puede observarse todo es irregular. La Alcaldesa pide que se nombre a este señor concreto para ocupar una plaza que no existe. La Diputación lo cede para ocupar otra plaza que tampoco existe, la de Secretario-Interventor (ello es así porque Monforte es un Ayuntamiento de 2ª y, por tanto, tiene plazas de Secretario y de Interventor y no existe la de Secretario-Interventor) y acogiéndose a una norma inaplicable. La Alcaldesa lo nombra entonces solo Secretario Accidental (y no interventor) no estando capacitado legalmente el Sr. Mota Sandoval para ocupar una plaza de Secretario de segunda, como la de Monforte del Cid, algo que podría haber hecho si hubiese solicitado la preceptiva autorización previa a la Generalidad Valenciana, cosa que no hizo.

Toda una historia rocambolesca para conseguir un único propósito: seguir practicando la discriminación ideológica, el acoso laboral y personal hacia mí. Cuando pregunté por qué se prefería traer a este Secretario Accidental de fuera en lugar de ahorrar ese salario anual nombrando a un funcionario del propio Ayuntamiento se me contestó que porque “Ginés viene a hacer algo que ni tú ni José Manuel (el interventor accidental) podéis hacer”. Y sospecho el qué.

Santiago de Munck Loyola

No hay comentarios:

Publicar un comentario